El Cáncer (Tratamiento de la salud) En 1 Corintios capítulo 6 versículos 12 - 13; dice así la palabra del Eterno: «Todas las cosas me son lícitas, mas no todas convienen; todas las cosas me son lícitas, más yo no me dejaré dominar de ninguna. Las viandas para el vientre, y el vientre para las viandas; pero tanto al uno como a las otras destruirá Elohim. Pero el cuerpo no es para la fornicación, sino para el Adón, y el Adón para el cuerpo». En esta oportunidad; quiero compartir con ustedes la importancia de cuidar el templo del Ruaj HaKodesh, como está escrito en su palabra que nuestro cuerpo es templo del Elohim Altísimo. Si miramos en Génesis capítulo 1 versículo 27, usted entenderá que el Eterno nos formó a su imagen; para reflejar su imagen aquí en la tierra, debemos como hijos estar conscientes de esto y ser luz en todo lugar. Ahora entendemos que las enfermedades vinieron por causa de la desobediencia; pero también, por no cuidar el templo, que es el cuerpo. Estaremos como humanos temporalmente; ya que un día vamos a dejar este cuerpo, porque va a ser destruido en la muerte física; por eso todo lo que hacemos con nuestro cuerpo físico (comer, dormir, hacer ejercicio, etcétera), es pasajero, no es para la eternidad. A quien no cuida el templo del Adón; YHWH nuestro Elohim se lo va a demandar, ya que cuando estamos en sus caminos nuestro cuerpo le pertenece porque somos templo; por lo tanto, tenemos que entender que mientras estemos en vida debemos cuidar nuestro templo para el Adón, y no pensar que podemos hacer lo que queramos con nuestro cuerpo. Muchos; por darle deleites a su cuerpo, hacen cosas desagradables delante YHWH; pecan, se ensucian y destruyen el templo del Ruaj HaKodesh. Otra forma de destruir nuestro templo es no cuidar nuestra salud, ya sea con un acto de fornicación. Dice 1 Corintios capítulo 6 versículo 14 - 15: «Y Elohim, que levantó al Adón, también a nosotros nos levantará con su poder. ¿No sabéis que vuestros cuerpos son miembros de Mashiaj? ¿Quitaré, pues, los miembros de Mashiaj y los haré miembros de una ramera? De ningún modo». Entonces, cuidar nuestro templo para YHWH nuestro Elohim, realmente vale la pena. Dice la palabra: «Aquél que levanto a Mashiaj de los muertos, también nos levantará». Todo aquél que Kehila Kol Shadai kolshadai.com está en Mashiaj, dice la palabra que es nueva criatura; es un cuerpo ya entregado al Mashiaj de Israel, es por eso que ya no le pertenecemos al mundo, ni a las concupiscencias. En 1 Corintios capítulo 6 versículos 16 y 19 dice: «¿O no sabéis que el que se une con una ramera, es un cuerpo con ella? Porque dice: Los dos serán una sola carne. ¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Ruaj HaKodesh, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Elohim, y que no sois vuestros?». Quiero compartir una información sumamente importante; esperando que usted pueda tomarla en cuenta y que sea de bendición para su vida. Dijimos que; a través de la historia, las enfermedades vinieron por causa del pecado; después del diluvio se destruyó toda la vegetación y cuando el hombre comenzó a consumir carne, se produjo una drástica reducción en su longevidad. Antes del diluvio; si usted analiza la escritura, verá que el hombre solía vivir cerca de 1,000 años. Si bien es cierto que desde hace tiempo se ha venido permitiendo al hombre el consumo de carne animal (de hecho la Toráh lo permite pero de la carne que es kashér, no de otra), ha habido un importante cambio desde entonces. El Eterno está por la labor de preparar a un pueblo para la segunda venida de Mashiaj, y nos llama a un cambio en nuestros hábitos (incluso dietéticos); tenemos que cuidarnos, y la restauración también consiste en lo que comemos y en cómo vivimos, en el sentido de volver al plano original. Los que comen carne y sus derivados no saben lo que ingieren muchas veces; si hubieran visto los animales vivos y conocieran la calidad de su carne, la rechazarían con repugnancia. La gente está continuamente comiendo carne que está saturada de gérmenes de tuberculosis y de cáncer. La tuberculosis, el cáncer y otras enfermedades fatales, resultan así contagiadas. La carne daña la salud, y todo lo que afecta el cuerpo ejerce también un efecto correspondiente sobre la mente y el alma. Lo perjudicial para la salud; no solo reduce el vigor físico, sino que tiende a debilitar las facultades intelectuales y morales; al ceder a cualquier práctica antihigiénica dificultamos la tarea de discernir entre el bien y el mal, y nos inhabilitamos para resistir el mal. Cada persona posee células cancerígenas en el cuerpo, estas células cancerígenas no aparecen en las pruebas de rutina (estándar) hasta que se multiplican en algunos billones. Cuando los doctores les dicen a sus pacientes con cáncer que ya no encontraron células de cáncer en sus cuerpos (después del tratamiento), esto significa que los exámenes no pueden detectar estas células en su tamaño detectable. Las células cancerígenas aparecen entre 6 y hasta más de 10 veces en la vida de una persona. Cuando el sistema inmunológico de una persona es fuerte, este destruye las células cancerígenas y previene su multiplicación y la formación de tumores, cuando una persona tiene cáncer esto indica que tiene múltiples deficiencias nutricionales; esto puede ser genético, ambiental, alimenticio o factores del estilo de vida. Una forma de combatir la múltiple deficiencia nutricional es cambiando la dieta e incluir suplementos alimenticios que refuercen el sistema inmunológico. La quimioterapia consiste en envenenar células cancerígenas de rápido crecimiento para que mueran, pero esto implica que se envenenan Kehila Kol Shadai kolshadai.com también células sanas de rápido crecimiento en la medula ósea, tracto intestinal, etcétera; y puede causar daño a órganos como el hígado, los riñones, el corazón, los pulmones y otros más. La radiación, si bien destruye células cancerígenas también quema, deja cicatrices, y daña células sanas, tejido y órganos. Los tratamientos iniciales con quimioterapia y radiación, frecuentemente reducen el tamaño de los tumores; sin embargo, el uso prolongado de quimioterapia y radiación ya no produce el mismo efecto en la destrucción de tumores. Cuando el organismo se llena de demasiadas cargas toxicas provenientes de quimioterapia y radiación, el sistema inmunológico se ve comprometido o se destruye; por lo tanto la persona puede sucumbir a diferentes tipos de infecciones y complicaciones. La quimioterapia y la radiación pueden causar que las células cancerígenas muten y se vuelvan resistentes y su destrucción se dificulte; la cirugía también puede causar que las células cancerígenas se propaguen a otros sitios. Una manera de combatir el cáncer es dejar que las células cancerígenas se mueran de hambre al no ser alimentadas con comida que necesitan para su multiplicación (las células cancerígenas se alimentan del azúcar, el azúcar alimenta el cáncer); cortando el azúcar se corta con un importante suplemento alimenticio para el cáncer. Sustitutos del azúcar como NutraSweet, Spoon hold, Equal, etcétera; están hechos con aspartame y este es dañino, un mejor sustituto natural puede ser la miel de abeja pero en una pequeña cantidad. La sal de mesa contiene químicos que la hacen de color blanco, una mejor alternativa es la sal de mar. La leche de vaca causa que el cuerpo produzca mucosa (el cáncer se alimenta de mucosa) especialmente en el tracto gastrointestinal; cortando la leche y sustituyéndola por leche de soya sin azúcar, las células cancerígenas comienzan a morir de hambre. Las células cancerígenas prosperan en ambientes ácidos; una dieta basada en carne es alta en ácido, lo mejor es comer pescado y algo de pollo que comer carne de res o de vaca, y ni hablemos del puerco que muchas personas siguen comiendo (es prohibido por la Toráh); la carne también contiene antibióticos, hormonas y parásitos que son muy dañinos, especialmente para la gente con cáncer. Una dieta hecha del 80 % de vegetales frescos, jugos, granola, semillas, nueces y algo de fruta ayuda a poner el cuerpo en un ambiente alcalino; el 20 % restante puede ser de comida cocinada, incluyendo frijoles. Los jugos de vegetales frescos proveen encimas vivas que son rápidamente absorbidas y pueden alcanzar niveles celulares en 15 minutos que nutre y aumentan el crecimiento de células sanas. Para obtener encimas vivas que construyan células sanas, hay que tratar de tomar jugo de vegetales frescos y comer algunos vegetales crudos de 2 a 3 veces al día. Las enzimas se destruyen a temperaturas de 40 °C. Evite consumir té, café y chocolate que contienen alto contenido de cafeína; el té verde es una mejor alternativa y tiene propiedades que luchan en contra del cáncer. Tiene usted que tomar agua purificada o agua de filtro, el agua de la llave o de la canilla tiene tóxicos y altos niveles de metal, el agua destilada es ácida por eso usted la tiene que evitar también. La proteína en la carne es difícil de digerir y requiere muchas enzimas digestivas. La carne sin digerir permanece en el intestino y se pudre convirtiéndose en más residuos tóxicos. Las paredes de las células cancerígenas están cubiertas de resistente proteína, comiendo menos carne se liberan más enzimas que atacan a las paredes de proteína de las Kehila Kol Shadai kolshadai.com células cancerígenas, y entonces permite que el cuerpo produzca células que matan a las células con cáncer. Algunos suplementos ayudan a reconstruir el sistema inmunológico, por ejemplo el IP6, Essiac, antioxidantes, vitaminas, minerales, etcétera. Un dato importante es que el cáncer es una enfermedad de la mente, del cuerpo y del espíritu. Un espíritu positivo ayuda al enfermo de cáncer a sobrevivir; por ejemplo la ira, el rencor, el resentimiento y la amargura ponen al cuerpo en un ambiente ácido y de tensión; entonces usted tiene que aprender a tener un Ruaj (Espíritu) de amor y de perdón, tiene que relajarse más y disfrutar más de la vida. Las células del cáncer no prosperan en un ambiente oxigenado; el hacer ejercicio a diario y el respirar profundamente, ayudan a llevar oxígeno al nivel de las células (terapia de oxígeno es otra manera utilizada para combatir las células de cáncer). Estas son algunas recomendaciones: • No use recipientes de plástico en el microondas. • No coloque botellas de agua en el congelador. • No use envolturas de plástico sobre recipientes en el microondas. El plástico, al calentarlo en el microondas o ponerlo en el congelador, libera dioxinas. Las dioxinas son un químico que produce cáncer y especialmente cáncer de seno, envenenan las células de nuestro cuerpo; por lo tanto no debemos calentar nuestra comida en el microondas usando recipientes de plástico. Esto se aplica especialmente a los alimentos que contienen grasa, la combinación de grasa a alta temperatura y plásticos liberan dioxinas que van a los alimentos y por ultimo entran a nuestro cuerpo. Se recomienda usar recipientes de vidrio, cerámica o pírex, para calentar la comida y así evitar la dioxina. Las comidas instantáneas que aparecen en televisión (por ejemplo, las sopas instantáneas) son removidas de los plásticos contenedores, el problema de todo esto es que tenemos que evitar la dioxina porque se envenenan las células. Cubrir los recipientes con plástico es peligroso; cuando se coloca sobre los alimentos para ser calentados en microondas, recuerde que las altas temperaturas causan que estas peligrosas toxinas se derritan del plástico y caigan en la comida; es mejor que le ponga una servilleta de papel en su lugar, evite el plástico y use el papel. Tenemos que cuidar nuestra salud; como dije al principio, somos templo del Ruaj HaKodesh; por lo tanto, tenemos que estar sanos. Debemos hacer ejercicio y comer saludable, de esta manera llevaremos una vida agradable ante nuestro Elohim. Desechemos toda cosa ajena a su presencia y tendremos una vida más agradable y llena de salud. ¡El Eterno le bendiga y le guarde, en el Nombre Bendito de Yahshúa haMashiaj, Amén y Amén! Kehila Kol Shadai