El Kibutz en Israel.

Puede definirse un kibutz como una organización de personas que habitan en una zona rural y que llevan un estilo de vida basado en los principios del socialismo y del judaísmo laico (cabe mencionar que también existen kibutzim religiosos). El número de integrantes puede variar segun los alcances del proyecto. Los miembros llevan una vida comunitaria con muchas particularidades, como por ejemplo, existe un comedor común que es de todos y los encargados de mantenerlo son los mismos integrantes del kibutz que se turnan los cargos. La mayoría de los kibutzim, aparte de las actividades agrícolas, pueden instalar  fábricas de algún tipo que pueden convertirse en  fuentes de ingreso y produccion. La Utilidad Total es redistribuida entre todos los integrantes del kibutz (javerim) de manera que todos reciben aproximadamente lo mismo, en función de sus aportes y necesidades. Cabe destacar la gran importancia que tiene la educación en el kibutz, donde pueden existir escuelas excelentes. El kibutz podria financiar inclusive los estudios requeridos para seguir siendo parte productiva como javer kibutz. Originalmente, los kibutzim se formaban para trabajar la tierra y transformar los pantanos y desiertos en tierras cultivables en Israel. El estilo de vida socialista (sin propiedad privada, sin autoritarismos y donde todos dan según sus posibilidades y reciben según sus necesidades), surgió de forma casi espontánea entre los jalutzim que llegaban a colonizar la tierra prometida. 

En Israel el kibutz hoy en día es muy heterogéneo y en él se pueden ver toda clase de personas.

1.- Javerim kibutz, que son los miembros del kibutz, como tal

2.- Los voluntarios, que son extranjeros que se vienen a vivir al kibutz por un tiempo (seis meses o un año)

3.- Los asalariados, que son empleados del kibutz y vienen a realizar trabajos puntuales

4.- Los que viven en el kibutz temporalmente. Este último grupo esta formado por inmigrantes recién llegados a Israel, postulantes a ser javer kibutz y turistas.

 

Pese a todas las falencias y problemas que presenta un kibutz, si bien no es la materialización del socialismo utópico (ni pretende serlo), para muchos la vida kibutziana sigue siendo la mejor alternativa existente en un mundo lleno de egoísmos, guerras e injusticias. El kibutz aparece como un bastión del humanismo afirmando que el hombre vale por lo que es y lo que hace y no por lo que tiene. Así, mientras siga habiendo gente que encuentra injusto que un obrero tenga un nivel de vida 50 veces menor que el gerente de la empresa que lo contrató, el kibutz seguirá siendo una opción de vida vigente.

En la cumbre de su auge productivo en los 60, el kibutz constituyó apenas el 3% de la economía israelí, y el porcentaje ha disminuido a poco más del 2% en el presente. Hoy en día, Takam, la unión kibutziana del movimiento laborista, y Artzi, de índole más izquierdista, han unido sus fuerzas para evitar su derrumbamiento. Sin embargo, ambos se mantienen gracias a la subvención gubernamental.

En el 2003, más del 60% de los jóvenes nacidos en el kibutz lo abandonaron antes de cumplir los 30. Nuevas familias llegan, pero la continuidad se ha convertido en un desafío.Otro reto que escuece más son los cultivos, pues la declarada meta del kibutz fue fomentar la autosuficiencia agrícola. Irónicamente, dos difíciles milenios en la diáspora judía han transformado al pastor-agricultor de la Escritura en un ser irremediablemente urbano. El  kibutz, ha sido símbolo del igualitarismo socialista y emancipación judía, pero la industrialización y el mundo de las telecomunicaciones desempeñan los papeles más influyentes en la economía israelí. Sin embargo kibutz sigue siendo una fuente de trabajo en las areas agroindustriales y del turismo en Israel.  ( Tomado de la Internet. )