Print
Category: Exitos
Hits: 44

KIBUTZ PARA REEMPLAZAR NARCOCULTIVOS

Crear en el país un sistema de organización, trabajo y producción, semejante a los Kibutz israelitas, es una propuesta que viene promoviendo en el país un Comité pro Desarrollo de los Kibutz en Colombia, como solución para reemplazar los narcocultivos en diferentes zonas de Colombia.

 
Por: REDACCION EL TIEMPO
 
04 de febrero 1995 , 12:00 a.m.

Una iniciativa en tal sentido será presentada al Gobierno próximamente.

Este mecanismo de desarrollo israelí, famoso en todo el mundo, permitió la instauración de un exitoso sistema socioeconómico de vida colectiva, basada en la producción agrícola, la educación y el consumo común.

Hoy en día, existen en Israel unos 270 kibutz agro industriales que varían de acuerdo a su especialidad y cantidad de integrantes o socios. Se encuentran esparcidos por todo el país produciendo y exportando alimentos con la más avanzada tecnología.

El comité, presidido por el investigador José Tomás Vargas Ortiz, está convencido que este sistema, si es aplicado en Colombia, puede contribuir al mejoramiento del nivel de vida de la población rural y para generaría un desarrollo sostenido de la producción agrícola y de su rentabilidad.

Vargas asegura que los kibutz pueden conformarse indiscriminadanente en todas las regiones de Colombia, luego de un proceso de adaptación a las condiciones de vida colombianas y a la estructura jurídico-administrativa del país.

Agrega que desde hace muchos años, varios especialistas del agro, no sólo en nuestro país, han venido hablando y admirando el milagro del kibutz israelí.

Muchos hombres de empresa y políticos lo han recomendado y en alguna ocasión han intentado implementar este sistema de vida colectiva y de producción autosuficiente, pero nadie se percató de acondicionar dicho sistema al modus vivendi de nuestra gente ni mucho menos al modus operandi de la estructura jurídico administrativa de nuestro país, como se requiere antes de ponerlo de práctica exitosamente .

Las siguientes son algunas de las propuestas contenidas en el estudio que sobre la adaptación de la estructura jurídico administrativa de los Kibutz israelíes en Colombia, desarrolló Tomás Vargas En vez de financiar más vivienda social en las urbes y parcelar fincas se conformarían unas 500 macroempresas de vida y trabajo rural colectivo, especialmente en aquellas zonas dedicadas al a cultivos ilícitos.

Los kibutz operarían como sociedades anónimas especiales y dependiendo del número de integrantes el Estado fijaría recursos de financiación que serían manejados por la asamblea general, constituida junta administrativa de cada organismo por no menos del 70 por ciento de los socios.

Bajo este sistema, en el que todos son condueños y al mismo tiempo responsables del patrimonio y de los beneficios de su célula en igual proporción cada uno, podrán emplear el dinero en forma racional y metódicamente controlado la compra de maquinarías y elementos de trabajo e invertir en diversos programas de desarrollo agropecuario.

El programa tendría un costo de 5.000 millones de dólares, (una décima parte del proyectado costo del Salto Social), que proporcionará empleo a un millón de cabezas de familia, es decir, que entre cónyuges e hijos, solucionaría el problema del hambre, trabajo y educación a 5.5. millones de bocas aproximadamente.

Su financiación se podría garantizar por los países desarrollados, especialmente por los Estados Unidos, quien es el más interesado en acabar con el problema de narcocultivos en Colombia.